Antonio Zapata Cordoba, (1908-2000)

primer President de l’Ateneu Llibertari de Gràcia, recull alguns dels seus records en aquest escrit: “Aclarando ciertos casos vividos por un veterano militante de la CNT” que reproduïm parcialment. Va ser publicat el maig del 1999 al butlletí intern de l’ “Amicale” de la 26 División, “ex columna Durruti”.
“Los Hechos de Mayo del 37”
Otra cosa que yo quiero esclarecer, porque la conozco bien, son los Hechos de Mayo en la Barcelona de 1937. Estos, contrariamente a lo que se dice, no fueron de inspiración comunista, porque los comunistas, en aquel momento, no tenían la fuerza suficiente para plantear un problema de tal envergadura y menos para enfrentarse a la CNT. La tuvieron después a causa de eso, entre otras cosas. Este conflicto lo provocaron los escamots de Estat Català, cosa que ya venían haciendo desde hacia tiempo, sosteniendo refriegas con las Patrullas de Control, creadas por el Comité de Milicias y compuestas en su mayoría por militantes de la CNT. El jefe de la policía de la Generalitat de Barcelona, creada en 1933, provocó diversas refriegas, antes de los hechos de mayo, cuando el Partido Comunista no existía en Barcelona. Si a partir del 19 de julio estuvieron un tiempo con nosotros, muchos, desde hacía días, se manifestaban en contra de la CNT. Esta, desde sus Comités, frenaba a sus militantes y buscaba un consenso imposible. El Comité de Milicias, además de las Patrullas de Control, creó un cuerpo de policías de paisano, llamado “Los nanos de Eroles” que era el jefe de la Policía y militante de la CNT. Hubo choques entre las dos policías, alimentados por la Esquerra. El ambiente estaba caldeado.
Sobre esta cuestión de la provocación de los hechos de mayo, sé que circulan dos versiones distintas, aunque puede ser que sean complementarias. Una, la que atribuye a Moscú esa provocación, desde que LARGO CABALLERO metió de patitas en la calle al embajador soviético ROSENBERG, diciéndole que en España mandaban los españoles. A partir de ahí, Moscú decidió derribar al Gobierno de LARGO CABALLERO, disolver el POUM y frenar el impulso revolucionario así como la preponderancia de la CNT. Había pues, que recurrir a una provocación. Otra, que representantes del nacionalismo catalán, tales como HURTADO y VENTURA i GASSOLS, estaban urdiendo en París un complot para entrar en negociaciones con el enemigo que desembocaran en una paz separada. GARCÍA OLIVER obtuvo este expediente, lo puso en manos de LARGO CABALLERO y, éste, tuvo la imprudencia de hacerlo público. Desde este momento la provocación por parte de los Escamots de Estat Català y los nacionalistas de la Esquerra era irremediable. Por mi parte, yo me quedo con esta última versión, porque los hechos que se producían venían a confirmarla. Como lo prueba que una semana antes de los sucesos de Barcelona, en Bellver, cerca de Puigcerdà, mataron a ANTONIO MARTÍN. Este había sido nombrado por el Comité de Milicias, delegado de fronteras, con otro compañero llamado SEGUNDO, para ejercer el control desde Puigcerdà hasta la Seu d’Urgell. En Bellver había una fuerte concentración que no quería estar controlada por MARTÍN i SEGUNDO. MARTÍN fue a parlamentar pacíficamente y, mientras subía la cuesta que conducía al lugar en que se encontraban sus adversarios, le tiraron con fusil, matándolo. Quien lo mató respondía al apodo de “poca ropa” y era d’Estat Català. Fue lo que provocó los hechos de mayo en Barcelona. Otra prueba nos la aporta el hecho de que, quien mandó el asalto a la Telefónica, sin acuerdo de la Generalitat, fue Artemio AIGUADÉ, delegado de l’Esquerra en ese gobierno, aunque criado de los comunistas. El que mandó la operación contra la Teléfonica no era otro que un tránsfuga de la CNT llamado RODRÍGUEZ SALAS conocido como “El manco de Tarragona” aunque había nacido en Valladolid y que simpatizaba con los comunistas y con los del Estat Català.
Cuando se produjeron los sucesos de Puigcerdà-Bellver, los Grupos de Defensa de las barriadas de Barcelona, sin autorización de la organización, decidimos trasladarnos allí, un grupo de diez y por barriada; en total 90 militantes. A mí me nombraron delegado del conjunto y, ya sobre la plaza, nada pudimos conseguir porque los Comités propiciaban el apaciguamiento. Al regresar a Barcelona nos encontramos con el fregado que ya es conocido.
Los hechos de mayo no fueron otra cosa que la continuación, por parte de la Esquerra de la represión contra la CNT, desde el año 1933 en que consiguieron el control del orden público. La quinta galería de la Modelo de Barcelona fue un testimonio, llena siempre de presos sociales gubernativos. Si lo señalo es porque yo estuve más de una vez entre ellos, aunque siempre sin proceso ni acusado de delito concreto.
En el cuartel de Carlos Marx mataron en aquellos acontecimientos a 16 compañeros de San Andrés y de Montcada. Antes de matarlos los torturaron horriblemente. Puedo atestiguarlo porque yo, con Ángel CARBALLEIRA, fuimos a identificarlos. El día 8 de mayo, a la madrugada, los llevaron en varios vehículos al pueblo de Cerdanyola y los tiraron en la carretera. El alcalde de ese pueblo, miembro de la CNT, los hizo recoger y conducirlos al cementerio, en donde los 16 cadáveres, uno al lado del otro, aparecían con un aspecto dantesco. Pude reconocer a dos: un tal VILLENA, de Sant Andreu, así como a ARIS. En muchos documentales aparece la imagen de estos asesinatos, pero se oculta, o no se explica, quienes eran los asesinos y quienes eran las víctimas. Y esos sí que fueron asesinados por los comunistas.
A Camilo BERNERI y a BARBIERI no fueron los comunistas quienes les mataron. Murieron en un edificio situado en la plaza del Àngel, esquina con la Vía Layetana, donde se encuentra la estación de metro Jaume I, a 150 metros de nuestro Comité Regional, hoy Fomento Patronal. Pero hay que tener en cuenta que de ahí parte la calle que va desde la plaza del Àngel a la plaza Sant Jaume, donde está el Ayuntamiento y el Palau de la Generalitat. Hay quien dice que fueron asesinados por espías al servicio de MUSSOLINI, pero yo sostengo que lo fueron por elementos de Estat Català, que dominaban el sector.
Lo de las colectividades de Aragón fue una prolongación de los hechos de mayo en Barcelona: reducir la influencia de la CNT y liquidar la obra revolucionaria en marcha. Si bien es verdad que LISTER llevaba la orden de disolver el Consejo de Aragón, esa orden se limitaba a eso. A salir al paso de las reacciones que tal acto podía provocar, no hubo reacciones. Sin embargo hay que reconocer que LISTER fue el ejecutor de muchos otros desafueros, por su cuenta, deteniendo a Comités de la CNT, disolviendo colectividades y Consejos Municipales, en los que la CNT dominaba y aun asesinando militantes colectivistas y cenetistas.
A los comunistas les vino bien todo eso, lo que les permitió apoderarse de todo el aparato del Estado, a causa de que la No Intervención de las democracias en España, dejó las manos libres a STALIN para que operara a su gusto a favor de su sucursal española. Esta salió de la nada, para apoderarse de todo.
Para terminar con los hechos de mayo, diré que la Policía y los Carabineros, bajo la influencia de los comunistas, se instalaron en Puigcerdà y se erigieron en dueños absolutos de todo el control de fronteras. Los compañeros celebraron una reunión en una aserradora colectivizada y, mientras discutían la policía les cercó y los mató a todos. En total 7. Yo conocía muy bien a cuatro de los muertos, a FORTE de Alp, cerca de Puigcerdà, a SEGUNDO, de Santander, delegado que fue con MARTÍN en el control de fronteras, y a los dos hermanos PASAGAUTAS de Puigcerdà…
… La Historia se escribe siempre a medias, por lo que es una verdad a medias y, pasando de una mano a otra, la verdad verdadera desaparece, aunque todo esto haya sucedido ayer. Cada uno de nosotros tenemos nuestra VERDAD. Cuanto expongo anteriormente, es la mía.
Toulouse, mayo de 1999
Antonio ZAPATA.

Anuncios